CUENTA TU HISTORIA

                

  ¡Hola!  

Dicen que “las penas con pan, son menos”, no es lo mismo estar solo, que saber que hay mas personas que comparten la misma situación.

Cuenta tu Historia…

  • ¿Hace cuanto tienes Acufenos?
  • ¿En que parte del mundo te encuentras?
  • ¿Cómo te sientes actualmente?

NOTA: ESTE APARTADO TIENE COMO FINALIDAD QUE TE DESAHOGUES Y COMPARTAS TUS EXPERIENCIAS, SI DESEAS PONERTE EN CONTACTO CON ESTE BLOG, MANDA UN E-MAIL

  ¡Gracias! 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

53 comentarios to “CUENTA TU HISTORIA”

RSS Feed for Acúfenos Blog Comments RSS Feed

Hola bien, no se como empezar ni por donde pero bueno…
Mi historia es así…tengo 20 años, vivo en Chile y comencé a sentir un pitido llamado tinnitus, pero no es tan normal como dicen.

Según dicen que el tinnitus no afecta con la audición para oír bien… este PUM PUM PUM en la cabeza y oído :( no me deja oír por que yo solo tengo un solo oído (de nacimiento) y me causa pena lo que me esta pasando llevo un año y 2 meses así… al principio era una pesadilla aún lo es pero antes estuve 5 días sin oír nada y es raro porque una ves me regreso la audición y ahora retrocedí y estoy igual que antes, MAL :( me gustaría encontrar a alguien que sepa como mejorarse de esto.

Bien dicen que el tinnitus no afecta con la audición pero en mi caso, esto si esta fuerte me quedo sordo, quisiera salir de esta para seguir mi vida.

“hay días que tengo mas audición que otros, a veces se va y a veces regresa, esto no me parece normal, estoy sufriendo mucho”

Si alguien quiere ayudarme = el.pastillaa@hotmail.com no se que tengo, solo se que uno de los síntomas es tinnitus y perdida auditiva.

Bendiciones y espero salir de esta . Ojala pueda toparme con alguien que hubiese salido de esto, de lo que estoy pasando y así me ayude, ADIOS.

Animo German y se positivo. Las investigaciones van por buen camino y hay que esperar y tener paciencia. En mi pais decimos:” que el que la sigue la consigue”

Seguro que tu puedes.

Un saludo

Ánimo amigo, yo te puedo decir que mayor parte de que sufres acufeno es porque te sientes mal, el estres lo aumenta, se dice que el acufeno es un problema del oido, pero es mas cerebral, el cerebro tiene mucho ver con esto….compre un libro dias atras, y te puedo que es maravilloso, si quieres contactarme, mi correo es vladi_725@hotmail.com, . cuidado con estar estresado pues eso aumenta el ruido, y por ende te esta causando perdida de la audicion..animo!!!

Hola a todos. Me llamo Jorge, tengo 37 años y soy de Valladolid(España). Tengo acufenos desde hace cuatro años y actualmente me encuentro muy bien.
Espero con mi ayuda y con la vuestra poder compartir opiniones y experiencias con vosotros.

Un saludo y animo para todos

Hola, tengo 6 meses exactamente sufriendo de tinnitus, no se cual es el origen, si soy sincera no me ha provocado ir al medico, todos ponen cara de no se como ayudarte, por eso decidi ayudarme primeramente yo misma, yo sospecho que sea alguna predispocision genetica, pues mi abuela e hijo lo sufren, al igual que la mayoria, sufri muchisimo al principio, me deprimi, ataques de ansieda, el acufeno dominaba mi vida, pero si es un alivio para los que estan comenzando en esto SE PUEDE VIVIR FELIZ Y DIGNAMENTE CON ACUFENO, que se los digo yo que jamas imagine que me podia sentir tan bien como ahora, ellos han pasado a un segundo o tercer plano en mi vida, estan alli pero los ignoro, no me pertuban, no los odio, no los maldigo, simplemente los acepto hasta que Dios permita que se me quiten si eso llegara a pasar, he dejado todo ansiolitico y antidepresivo atrás, llevo una vida completamente normal, solo evito ruidos altos, conciertos, estruendos para evitar que aumenten de volumen, pero animo esto no es el fin del mundo, definitivamente hay cosas peores en la vida…. hay que seguir adelante y repetirnos mil veces sere feliz con ellos o sin ellos, es una cuestión de actitud ante la vida, seamos positivos y sigamos siendos tan felices como eramos ante de su llegada, no le permitamos que nos ganen la partida…….

Armelina enhorabuena por tu pronta recuperacion. En 6 meses que llevas tienes una buenisima actitud, sigue asi. Yo tarde casi un año y medio, crei al igual que tu , que no seria capaz…y aqui estoy, estupendamente. Con mis dias,etapas mejores y peores. Pero el estado de animo lo tengo arriba y para mi es casi mas importante que los propios acufenos.

Un saludo y enhorabuena al administrador

Gracias por tus buenos deseos, si eres el mismo que sospecho del foro, a ti te debo parte de mi recuperacion, gracias de verdad, por ayudarme aun sin conocerme, lo hiciste con esa actitud tan positiva ante la vida, recuerdo muchas cosas que escribistes, que me llegaron al corazón y me sacudieron, un saludo desde Venezuela.

Armelinda no tienes por que darme las gracias, tu hubieras echo lo mismo. Para eso estamos, para poder ayudar a los demas, para ayudarnos a nosotros mismos.

Lo hemos pasado tan mal… que que mas bonito que con nuestra propia experiencia poder animar a los demas y en estos casos a los que comienzan a mentalizarles de que el cuerpo humano es capaz de adaptarse a todo o casi todo.

Si fisicamente no es posible solucionar nuestro problema, con nuestra mentalidad podemos hacer muchas cosas frente a este problema de salud o ante otros.

Gracias a ti Armelinda y sigue con esa actiud

Un saludo desde Valladolid(España)

Ah y Felicitaciones a su administrador, es un granito de arena que colocamos para el bien de los demas….sigue adelante.

Excelente blog man…ya comentare mi historia y si se trata de ser positivo…..se sale de 1 manera de esto… a modo de obviar el acúfeno y una buena manera de ellas es siendo 1000% positivo y teniendo mucha fé en Dios y confianza en el presente y futuro…..y nunca mirar para atras….por que los primeros meses con tinittus son horribles siempre tener una aptitud mental positiva!!!! y aquí estamos aun vivos,diciendoles a los acufenos que somos mas que ellos y que no nos venceran!!!!!!!!!! JOSE MANUEL

Animo Malco. Acuerdate que los acufenos son como una montaña rusa, unas veces estamos arriba y otras abajo. Ahora estas abajo pero volveras a estar arriba.

Ten fe y aplicate todos los comentarios positivos frente a ello.No te quedes en casa y distraete. Es complicado pero se consigue.

Si psicologicamente estas muy bajo, para eso estan los psicologos o psiquiatras.En mi caso la psiquiatria me ayudo mucho. No te quitan los ruidos pero te mejoran el animo, y si hay animo y ganas de luchar ,todo ira mejor.

Recuperate y paciencia, mucha paciencia y ganas de vivir.

Un saludo campeon!!!

Gracias GEORGE.

Como bien lo dices, “los acufenos son como una montaña rusa, unas veces estamos arriba y otras abajo. Ahora estas abajo pero volverás a estar arriba”, estas líneas describen perfectamente lo que es el acufeno, a veces bien, a veces no tan bien, sin embargo la Actitud es siempre importante mantenerla ARRIBA, lo mas que podamos, ya que como muchos sabemos, es parte del tratamiento, que hoy por hoy, existe.

Gracias por tus palabras amigo, sigamos Adelante y Bendiciones para Ti

Un Saludo!

Tengo diagnosticado síndrome de menière. Aunque en el año 96 empezaron mis problemas de audición, y una primera crisis con vómitos en el 1998, los acúfenos aparecieron en el 2003. Desde entonces la cosa fue degenerando y los problemas que me produce el síndrome son seis: mareos, vómitos, presión en cabeza y oídos, hipoacusia, hiperacusia y acúfenos.

Las crisis de meniere aumentaron hasta tener 18 en el año 2008 (en una de ella estuve cinco días hospitalizado), ya en el 2009 se redujeron a siete, y en el 2010 todavía no he tenido ninguna. Los acúfenos que como ya he dicho empezaron en mayo del 2003, hasta el día de hoy no han cesado, en ambos oídos.

Me han visto unas dos docenas de médicos de Sevilla, Madrid y Barcelona. Algunos dicen que si el problema es de un solo oído se puede operar, pero los acúfenos no desaparecen. Como mi problema es bilateral, pues no me ofrecen solución.

Actualmente las cosas que mas lata me dan son los mareos, y la hiperacusia. Tengo audífonos y aunque ayudan algo, no acaba uno de acostumbrarse y después de tantos años he llegado aun estado aceptable de tranquilidad, no sin haber deseado morirme para acabar con tanto sufrimiento. Para muchas gestiones sobre todo telefónicas, necesito ayuda de mi esposa. Mi lazarillo como yo la llamo

Por la enfermedad, tuve que vender mi empresa y jubilarme anticipadamente, y quizás eso trajo como consecuencia una serie de cambios importantes. Me dediqué a leer y a conocer Sevilla y como consecuencia de esto he escrito tres libros sobre monumentos y cosas importantes de la ciudad, aunque solo he publicado uno, y estoy escribiendo el cuarto, colaboro con mis artículos en varias revistas de ámbito local de mi ciudad natal, y escribo sobre cualquier cosa que me parece.

Con algunas terapias (ruido blanco y rosa), he conseguido reducir el volumen de los acúfenos y las molestias de la hiperacusia (aunque estas siempre vuelven) gracias a mi otorrino de la Seguridad Social, que investiga sobre los acúfenos y al centro audiológico que con él colabora y quién sabe si algún día suena la flauta y aparece una luz al final del túnel. Durante el segundo semestre del año 2009 tuve una mejoría importante sin mareos y con acúfenos bajos en el oído derecho solamente, a base de tranquilidad, oir las olas del mar y terapia diaria con ruido blanco. La medicación que tomo es serc 16 y melatonina.

Ahora tengo una época de tranquilidad. He asumido la enfermedad, y he aprendido algunas cosas, como que la felicidad no está en una meta, sino en el camino, y está hecha de pequeñas alegrías del día a día. Me falta tiempo para leer y escribir todo lo que yo quisiera.

No es cierto que la felicidad está en un pequeño yate, un pequeño deportivo, una pequeña mansión o una pequeña fortuna. Está en cosas mucho más pequeñas que esas.

Y lo más importante, tengo una nieta que aún no ha cumplido cinco meses, y es la alegría de mi vida. Con sus sonrisas nos tiene enamorados a los abuelos y la bisabuela.

Fernando

Animo Fernando, aferrate a esa nieta que tienes y disfrutala todo lo que puedas.
Ese tipo de cosas son las que nos hacen sentirnos mejor y aprovechar al maximo nuestras vidas.

Cada dia son mas y mas las personas que padecemos de esto. Por una parte es una desgracia para ellos,pero egoistamente,para todos nosotros es algo que nos puede venir bien.
Se que es un poco macabro lo que acabo de decir,pero es un poco lo que siento si me pongo a ser sincero.Se supone que cuanta mas gente padezca de acufenos,mas empeño se pondra en el mundo para buscar una cura o un alivio.¿Creo yo, no?

No se…Espero que nadie se sienta ofendido.
Me alegra un monton de que seas un gran escritor, eso si que es de admiracion.No todo el mundo puede lograr hacer algo como eso, escribir un libro.

Seguro que cuando estas estas escribiendo no eres consciente de los acufenos.En mi caso cuando estoy con el ordenador, no me doy ni cuenta.Por lo de siempre… que el estar ocupado es de lo mejor para esto.

En mi caso no tengo nada mas relacionado con el oido, pero tengo que decir que si ademas de esto va acompañado por otras cosas mas…pues es para levantarse el sombrero ante vosotros.

Fernando, se esta hablando mucho de las celulas madre,etc. Ya veras como por ahi va a venir la solucion para muchas dolencias,etc.Eso si, nos va a tocar esperar unos cuantos años mas, pero… ¿ya puestos?.

Un saludo Fernando,recuperate y disfruta de tu nieta

Mis respetos Sr Fernando, ya con sus palabras demuestra que usted es un triunfador, al asumir esta enfermedad ya tenemos la mitad del camino ganado, porque para salir adelante lo que hay es que tener actitud, actitud y mas actitud,y asi como lo dice es; la felicidad es un camino pero que dentro de el hay muchas veredas, y una de ellas es la familia; los nietos son la azúcar que endulza la vida de los abuelos, los niños son una alegria muy especial, le levantan el animo a cualquiera. Por eso disfrute al máximo esos ratos de dicha porque siempre he dicho que los momentos malos (como los que vivimos con esta enfermedad) vienen solos y los buenos tenemos que buscarlos. Se aprecia sus palabras, un gran saludo desde Venezuela.

LLevo desde octubre de 2009 con acufenos y no puedo vivir con ellos,me han vuelto una persona diferente,me taladran el cerebro,ya no puedo prestar atencion a nada,y los placeres de mi vida como estar con mis amigos de fiesta o disfrutar de un libro se han vuelto insoportables.Me he quedado sin mucha gente por este problema

¡Animo aitor!

Si se puede vivir bien con acufenos y ser feliz, se batalla pero se puede lograr.

Trata de poco a poco, enfocar tu atención a otros sonidos.

Estar de fiesta, en mi caso, se ha vuelto parte del pasado, al principio fue muy duro pero poco a poco lo he ido aceptando, lo he sustituido por ser una persona muy espiritual y creo que estoy mucho mejor así, se puede asistir a fiestas pero donde No haya música alta, según sea el caso de cada quien.

Si batallas un poco para leer, te recomiendo que pongas música de Mozart por ejemplo, a un volumen bajo, que solo enmascare el acufeno y listo, de hecho ese tipo de música ayuda a concentrarte mejor.

Mi círculo de gente también se ha cerrado, pero estoy abriendo otro, donde la gente es mas tranquila y espiritual, quizás la vida a veces nos quita algo pero en cambio, nos da cosas mejores.

¡Bienvenido al blog!

Animo Aitor, yo los tengo desde el 2008 y he aprendido a vivir con ellos, trata de estar siempre ocupado, trabajando, leyendo, estudiando, viendo tele, escuchando mùsica suave, nunca estès en silencio sin escuchar mùsica , o por lo menos con la tele prendia, porque sino escucharas mas los zumbidos, alèjate de los ruidos fuertes porque estos te dañarian aun màs, fuerza, recuerda que Dios en misericordioso y que nunca nos abandonarà, ten fè, nunca la pierdas, que Dios te bendiga siempre.

Aitor, tenemos exactamente el mismo tiempo con acufenos, desde Octubre de 2009, Dios mio como olvidar esa fecha, yo lo he superado mucho, pero te animo que si en realidad te molestan mucho, no dejes de ir a medicos,ya sea medicina alópata o naturista, mira que he conocido casos, donde el ruido ha reducido considerablemente, quisas puedan encontrar la causa de tu problema.

Deduzco que eres joven, por eso te afecta tanto no poder llevar la vida que tenias antes, pero ante todo debes cuidarte, muchas veces el abuso de nuestros oidos nos ha causado este problema.

Aferrate en las personas que si te valoran, y descubre nuevas cosas, como ejercitarte, escuchar música a bajo volumen, subir montañas, ir a el mar, te relajaran mucho, y ten confianza quisas la cura este mas cerca de lo que imaginamos, un gran saludo desde Venezuela, y ese animo arriba.

Aitor amigo, no tires la toalla antes de tiempo. Te puedo asegura que si pones de tu parte,podras aprender a vivir con tus ruidos.Pero tienes que ser muy paciente y poner mucha voluntad.Aqui tienes las respuestas de muchos compañeros, que te dicen que con esto se puede ser feliz.Evidentemente nuestras vidas sufren un cambio muy brusco al principio, pero despues de pasado un tiempo todo va volviendo a la normalidad y habra cambios tambien positivos para ti.No todos los cambios son a peor…

Como dice Armelinda, aferrate a las personas que mas quieres y demuestrales a ella y sobre a ti mismo que tu vas apoder con las acufenos como lo estamos haciendo nosotros.
Llevas muy poco tiempo, esta la cosa muy reciente y ten por seguro que estas en la peor etapa de los ruidos, pero te aseguro que luego vas a poder leer,ver tv,centrarte en lo que quieras.Al principio nos resta muchisima atencion el acufeno, luego sera un sonido mas de tu cuerpo al que no le prestaras atencion y sera como si no lo tienes. Distraete,intenta centrar tu atencion en la vista,en lugar del oido.
Si Psicologicamente no te encuentras bien acude a un profesional, que en los acufenos el estado emocional es mas importante de lo que puedas creer.

Animo amigo y ¡¡NO TIRES LA TOALLA!!!

Un saludo desde Valladolid(ESPAÑA)

excelente malco cada día mejor este blog…….te dejo mis saludos y bendiciones man…….nos leimos pronto…..mientras tanto cuidate mucho.JOSÉ MANUEL

Como va todo Malco?.Espero que sigas con tu proyecto como lo estas haciendo. Es de agradecer por todos nosotros.

Un saludo para ti y para todos

Muy bien, mi querido GEORGE, nuestro proyecto sigue en pie y digo “nuestro” por que gente como Tu es parte fundamental de el.

He andado con mucho trabajo estos días y algo mareado, espero pronto se pase el mareo y el trabajo siga.

¡Arriba y Adelante!

TRATADO INÚTIL DEL SÍNDROME DE MENIÉRE

El síndrome de Meniére es una enfermedad de origen desconocido que afecta al oído interno. Debe su nombre al francés Prosper Meniére que por primera vez en el año 1861 describió sus síntomas, que son vértigos, hipoacusia, acúfenos, hiperacusia, vómitos y presión en cabeza y oídos.

Cuando yo era adolescente y me acostaba a dormir, siempre lo hacía del lado izquierdo. Algunas veces notaba unas leves palpitaciones en el interior de ese oído. Se lo dije a mi madre, y ella no le dio importancia. Me dijo eso es el “sapo” del oído.

Más tarde fui un verano a pasar el mes de agosto a casa de unos tíos míos en Elche (Alicante) que celebra sus fiestas a mediados de ese mes, y mi tío me llevó a una “mascletá”. Aquello resultó horrible y nunca he vuelto a oír otra. Después observé que los ruidos fuertes y cercanos a mí, me molestaban mucho. Pensé que tenía unos oídos demasiado sensibles y durante mi vida laboral pasé treinta y dos años hablando por teléfono.

Mi amigo Leopoldo me dijo que debería demandar a la empresa porque estaba convencido de que todos mis problemas de oído venían de ahí, pero cuando comencé a resentirme yo trabajaba por mi cuenta aunque en la misma actividad.

Dicen que el dolor de oído es muy malo. Nunca he tenido ninguno, pero creo que lo cambiaría de vez en cuando por el síndrome de Menière.

A mediados de los años 1990 noté una pequeña falta de audición en el oído izquierdo, y acudí al otorrino de la seguridad social que me hacía audiometrías y se limitaba a constatar que efectivamente perdía audición pero nunca me proponía ninguna solución. Se lo comenté mi buen amigo, compañero y socio Diego que me dijo que si quería a través de su cuñado me preparaba una cita con su otorrino y por supuesto le dije que sí.

Su otorrino es el doctor Mario Ceballo Pedraja que salvó la vida a Diego. Sí sí, como lo digo. Le encontró un tumor nasal que se lo detectó muy a tiempo, se lo quitó y Diego lleva viviendo más de veinte años después de aquello. Cada vez que iba a revisión me decía que acudía al doctor Ceballo a ver cuantos meses de vida le daba, y a su vuelta decía que le había dado seis meses de vida (hasta la próxima revisión). Después le daba un año, y ahora sigue acudiendo cada año a las citas y sin tener ninguna complicación de aquello. Hasta nuestra jubilación hemos estado juntos trabajando gracias al doctor Ceballo.

En el año 1994 empecé a tener vértigos y otro otorrino me hizo un informe en el que no le daba importancia al asunto.

El día 4 de noviembre de 1998 estaba en casa comiendo al medio día y de pronto le dije a mi esposa que me encontraba mal y que me iba a acostar un rato a descansar, advirtiéndole que si me dormía me despertara para volver al trabajo.

Solo había comido el primer plato. Al acostarme me entraron unos sudores fríos y unas náuseas muy fuertes que me provocaron vómitos abundantes y aparatosos, quedándome prácticamente inconsciente. Entre mi esposa, mi hija y su novio me trasladaron en coche al hospital donde fui atendido de urgencias. Cuando me despertaba en la camilla oí que una doctora decía que tenía una contractura cervical muy importante según unas radiografías que me habían hecho. Mientras que esperaba para pasar a la consulta, me fui mejorando y cuando llegó el momento de entrar ya estaba prácticamente recuperado. Después me enteré de que esta había sido mi primera crisis de Menière que aún no estaba diagnosticado.

A partir de esta crisis, tuve algunas pequeñas que no las tenía muy en cuenta. Estaba en la oficina con el ordenador, y me venían náuseas, vomitaba y seguía como si tal cosa no hubiera ocurrido. Ya en abril del año 2000 tengo una receta del otorrino en la que me manda Serc 8 y Dogmatil porque tengo ligeros mareos, y así voy pasando hasta el día 22 de mayo del año 2003, en que me empieza el acúfeno en el oído izquierdo. El médico de cabecera me receta Synalar ótico y Mizolen que no me producen ninguna mejoría, y el oído seguía zumbando sin parar. Afortunadamente por las noches dormía bien sin que el acúfeno me afectara para conciliar el sueño.

A los 20 días acudo a un otorrino privado que me receta Ernodasa y Disneumón Pernasal así como una resonancia magnética para ver si hay algo que produzca el acúfeno. Como no aparece nada negativo, me manda otras medicinas como Mizolén, Flixonase, Antineurina, Alerlisín, Idaptán e Hidroxil B1-B6-B12.

Yo veía que este médico estaba desorientado y que no encontraba explicación ni solución a mi problema, por lo que dejé de acudir a su consulta y esta vez probé con un médico de medicina General que había atendido a mis hijos cuando eran niños. Me recetó Tanakene, y me dijo que iba anotar mejoría, pero esta no llegó.

En julio de 2003 me hicieron una exploración vestibular en un centro audiológico de Sevilla que comprende un estudio mediante video-oculografía computerizada que comprende: exploración del nistagmo espontáneo, pruebas cérvico cefálicas en posición lateral, lateropulsión, hiperextensión y flexión, prueba de sacudidas cefálicas HSN, prueba posicional dinámica mediante maniobra de Hallpike modificada y prueba calórica mediante irrigación de aire a temperatura variable y analizando la respuesta nistágmica absoluta y comparada entre ambos laberintos. Este exhaustivo estudio da como conclusión un nistagmo espontáneo a la izquierda, y recomiendan una Rehabilitación Vestibular con Posturografía.

Al mismo tiempo me realizan una exploración funcional auditiva con menos palabras raras, que constaba de audiometría tonal, logoaudiometría e impedanciometría que saca en conclusión audición dentro de los límites de la normalidad del oído derecho con imagen de disfunción tubárica e hipoacusia neurosensorial de leve a severa en el oído izquierdo con imagen de disfunción tubárica. El médico ante la “unilateralidad” de la hipoacusia recomienda realizar evaluación de la vía auditiva mediante PEATC. Señalo lo de unilateralidad, porque inicialmente parecía que afectaba al oído izquierdo solamente, pero después evolucionó el problema al otro.

Una conocida, Lola Carrillo, me dijo que su primo era catedrático de otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de Sevilla, y a su consulta que fuimos mi mujer y yo, (ella siempre conmigo). Me manda otra prueba que se llama Potenciales Evocados y le dije al doctor que estaba pensando ir a la Clínica Universitaria de Navarra de fama reconocida. Me respondió que en Madrid y Barcelona están los mejores otorrinos de España. Me receta Tepazepan e Idaptán que como todo lo anterior no producen ningún efecto positivo.

Cuando acudí a la cita del doctor. Ceballo, me hizo muchas pruebas en su consulta, como cerrar los ojos estando de pie, y me caía para atrás, o andar sin moverme del sitio con los ojos cerrados, y cuando los abría mi cuerpo había girado noventa grados a la derecha, y otras más aparte de mirarme los oídos. Entonces me dijo: Creo que tiene usted una enfermedad que se llama Síndrome de Menière, no es para morirse, pero sí para sufrir bastante, y me explicó lo que me iba a pasar con el tiempo acertando plenamente. Yo hasta entonces había oído la palabra Menière como una receta de cocina para preparar el lenguado. Mis amigos lo tomaban a broma y decían que tenía un lenguado en la oreja, otro me decía que si me había lavado las orejas por la mañana, y a mí no me importaba mucho, porque no me importa reírme de mí mismo y porque lo más grave no había llegado.

En el mes de abril de 2004 pasamos el reconocimiento anual de la empresa y el médico al ver la audiometría tan lamentable (en aquellos días había empeorado) me aconsejó pedir la jubilación anticipada ya que aunque era joven para la jubilación, podía conseguir una pensión del 90 % de la base de cotización. Mi puesto en la empresa lo calificó el médico de Gerente, porque llevaba la dirección de nuestra pequeña empresita, que estaba formada por cuatro socios y cuatro o cinco empleados dependiendo de la carga de trabajo. Cuando había que coger la escoba y barrer también lo hacía, pero mi tarea más importante era la de comercial, y para esto las limitaciones eran bastante serias.

En otra visita al doctor. Ceballo, me recetó Serc 16 en sustitución del Serc 8, Nootropil, Rupafín, Zamene y Emeprotón. Ligera mejoría debida al Zamene pero poco duradera.

Yo iba empeorando día a día. Hasta el agua me sentaba mal, cuando estaba muy fría me producía vómitos. Fui al médico correspondiente y me miró como a un bicho raro. Me dijo que eso era imposible, que en su vida profesional era la primera vez que le hacían esa consulta y me mandó al psiquiatra. Entre el psiquiatra y la psicóloga me estuvieron tratando varios meses recetándome prozac. Yo acudía a la consulta cada vez que me lo indicaban, pero la solución para lo del agua era muy sencilla, tomarla a temperatura natural o bien tomar vino, cerveza o cubalibres.

Cuando llegó el reconocimiento médico del año siguiente, el mismo médico me reiteró lo mismo del año anterior y me dio un informe. Le pedí otro informe al doctor Ceballo y lo mismo al psiquiatra con ellos fui al centro de valoración y orientación a que me reconocieran una minusvalía, y me dijeron que tenía una minusvalía sensorial del 42 por ciento. Con eso tenía unas ventajas como por ejemplo no pagar el impuesto de matriculación al comprar un coche, ni el impuesto de circulación y algunas pequeñas cosas más.

En el año 2003 tuve una crisis importante y en el 2004 tuve cuatro. Los familiares y amigos me decían que observara si había comido algo a lo que se pudieran imputar los vómitos. Yo anotaba lo que comía lo que hacía y a nada se le podían imputar las crisis.

Entre tanto yo seguía mas o menos lo mismo y consultando con médicos. Hubo uno que tras hacerme una audiometría en el mismo centro audiológico anterior, donde a la vista de mi hipoacusia me habían recetado unos audífonos, que valían cuatro mil quinientos euros, me dijo: en vez de comprártelos ahí, te los vas a comprar en este otro sitio: sacó una tarjeta de su cajón y me dijo: son más caros, pero son mejores. Efectivamente eran más caros, valían seis mil euros. Lo de si eran o no mejores no lo pude comprobar porque no compré ni los unos ni los otros. Abandoné aquél médico que me pareció que quería hacer negocio a mi costa para nunca volver.

Ante la desesperación, pensé que si aquello “reventaba” de alguna forma, tal vez los médicos tendrían una base para tratar una recuperación. Me apunté a una asociación coral, y lejos de reventar, aquello fue como otra terapia que además funcionaba. El primer día me hicieron la prueba pertinente y me dijo el director que era tenor, así que me puse con el grupo de tenores. En los ensayos lo pasaba bastante bien y me olvidaba del acúfeno de la hiperacusia y de todo. Mi amigo Diego decía que no se explicaba como me quejaba de la hiperacusia y luego soportaba el ruido tan fuerte de los “platillos” y el “bombo” (sonaban durante muy poco tiempo y la representación de una única zarzuela). Yo le decía que aquello era música que es diferente al ruido, y que lo que me molestaban eran los sonidos desagradables y no la música que es un sonido agradable. Pasé unos años en el coro bastante bien ya que yo veía que cada día de ensayo mi estado general era mejor, hasta que llegaron las crisis abundantes y los mareos y con ellos la hipoacusia.

En enero del 2006 me tocaba revisión con el doctor. Ceballo, y al llegar a la consulta, él no estaba, había tenido que salir de viaje y su sustituto me mandó a que me viera otro médico adscrito al mismo hospital, pero que ejercía en un ambulatorio, el doctor López González que estaba tratando los acúfenos y se había especializado en aquella materia. A los cuatro días estaba yo en su consulta. Le llevé el informe del doctor. Ceballo y me dijo que si ponía de mi parte me iba a curar, sería más complicado el eliminar los acúfenos porque padecía síndrome de Meniére, pero se podría conseguir. Allí nos renació una pequeña esperanza y yo me convertí en conejillo de indias.

Me dijo que debería tomar un comprimido diario de melatonina de 3 miligramos entes de acostarme porque para combatir los acúfenos es fundamental descansar bien y además me recetó taurina en polvo que debería aumentar la dosis progresivamente desde uno a ocho gramos tres veces al día disuelta en algún líquido. Encontrar estas dos nuevas sustancias no era nada fácil, la melatonina la compro desde entonces en Andorra (aunque en España la pude encontrar a un precio mucho mayor). La taurina en polvo la compraba por kilos en Estados Unidos.

Me mandó a otro gabinete audiológico llamado Amplifón que colabora con él. Me dio un volante y me dijo que preguntara por Rocío, que me aplicaría unas terapias sonoras al objeto de bajar los acúfenos.

El primer día me atendió de maravilla (siempre lo ha hecho), y me contaba los progresos del doctor. Ella siempre lo nombraba como Miguel Angel, su nombre de pila. Creo recordar que me dijo que además de otorrinolaringólogo es bioquímico, y sus conocimientos en este campo le ayudan bastante. Siempre hemos dicho que las visitas al médico son muy cortas, pero con Rocío eso no contaba, si había que estar una hora conmigo, estaba una hora sin importarle nada. Desde el primer momento el trato fue familiar y cuando salimos de allí le dije a mi mujer que se nos había aparecido un ángel. Me hizo un test de incapacidad debida a los acúfenos y me salió un 88 % de incapacidad.

Yo era para ella el primer paciente con Síndrome de Meniére, ya que hasta entonces todos los que había visto, tenían solamente acúfenos. Lo primero que me hizo fue una audiometría en la que no tenía muchas pérdidas, pero los sonidos graves estaban peor que los agudos. Me explicó que era porque alguna mucosidad se me iba al oído izquierdo y me recomendó lavarme la nariz cada mañana con agua de mar, cosa que desde entonces hago diariamente. Me dio un audífono que producía un ruido que enmascaraba mi acúfeno, recomendándome que lo tuviera un mínimo de dos horas al día. Yo lo tenía tres horas

Después me empezó a tratar la hiperacusia, molestia ésta que conseguí reducir mediante una TSS, terapia sonora secuencial, que yo hacía en mi casa oyendo una hora diaria de un ruido que previamente haba identificado como similar a mi acúfeno y con un aumento gradual.

Recuerdo especialmente dos crisis que tuve ese año los días 13 y 15 de junio. La del día 13 se “anunciaba” el día anterior con mareos fuertes y acúfenos altos, El día 13 iba camino de Huelva con mi amigo Diego, y paramos a desayunar en un bar de la autopista, nada más subir al coche me empezaron las molestias y no habíamos andado ni un kilómetro cuando le dije a Diego que parara para vomitar. Teníamos que volver a Sevilla y dar la vuelta en un cambio de sentido. Desde que vomité la primera vez hasta que llegamos a casa hicimos unos ochenta kilómetros y mi estómago ya no tenía nada después de haber vomitado catorce veces. Cando llegamos a casa entre mi mujer y él me acostaron y ya por la tarde estaba como si nada.

A los dos días se celebraba la festividad del Corpus Christi y como estaba mejor fui con mi hija a ver la procesión saliendo de la Catedral. Allí me vino otra crisis, en pleno centro de Sevilla. Nos fuimos andando por las calles a ver si encontrábamos un taxi, pero aquello era imposible. Vimos una pareja de policía local que nos ayudaron, pidieron una silla en un bar y un vaso de agua que yo bebía a pequeños sorbos mientras llegaba una ambulancia que pidieron por radio, pero ni ambulancia ni taxi podían pasar al centro con le procesión por las calles. Los policías me preguntaron que si no me importaba que me llevaran ellos en su vehículo, y metidos en la parte de atrás que tiene los asientos de plástico duro, nos llevaron al hospital Macarena. Allí me pusieron una inyección de trigón depot, me recetaron dogmatil forte y pasé una semana malísima con los mareos. Cuando se fue pasando el mareo, tomamos un taxi para casa.

El día 17 de agosto de 2006 tenía cita con el doctor López González. Yo estaba en la playa y vine expresamente para la consulta. Me recetó además de taurina que estaba tomando, otro producto llamado gaba que éste si se encontraba en España, debería tomarlo sustituyendo la mitad de taurina diaria por gaba. Después de la consulta fui a Amplifón, porque aproveché para que me viera Rocío, y como ella estaba con otro paciente aproveché para ir a tomar un café a un bar distante unos cien metros. Se desató una fuerte tormenta inusual en Sevilla en el mes de agosto y cuando terminé mi café volví a Amplifón pero agarrándome a las fachadas de los edificios. Se me había presentado otra crisis que yo imputé al cambio meteorológico. Cuando terminó Rocío con el paciente que estaba atendiendo me dijeron que pasara, pero no podía levantarme de la silla. Me ayudaron y me tumbaron en una camilla de su despacho hasta que se me pasó. Rocío me manifestó que era la primera vez que veía un paciente con síndrome de menière mareado y además en su consulta.

Presenté los certificados que tenía en la Seguridad Social, y al cabo de los meses, me llamaron para un reconocimiento médico, en el que se vió que mi estado iba degenerando y no podía ejercer mi actividad principal que era el trato con clientes. A los pocos meses y tras otro reconocimiento me reconocieron una invalidez permanente total. Entonces nos pusimos Diego y yo a cerrar la empresa. Mi mayor preocupación era que los clientes después del cierre quedaran atendidos, pues gracias a ellos la empresa salió adelante durante muchos años. Nos pusimos en contacto con otra empresa de Madrid a la que ofertamos la posibilidad de compra para que se extendiera su actividad a Andalucía a un precio razonable, y ya estaba casi todo pendiente de la firma, pero intervino la esposa del comprador que quiso que prácticamente le regaláramos el negocio, por lo que la operación se fue al traste. Aquello me acarreó problemas de salud ya que los disgustos propiciaban la aparición de las crisis. Por fin la venta se realizó a otra empresa de Bilbao, y nos fuimos despidiendo uno a uno de los clientes más significativos

Aquél año tuve siete crisis, y el otorrino me propuso una operación de cornetes para que mi nariz ventilara bien cosa que podría contribuir a una mejoría. Yo acepté de inmediato. La intervención se llevó a cabo el 22 de septiembre, y yo no noté mejoría alguna.

A finales de septiembre comienzo otra terapia que consistía en aplicar impulsos eléctricos poniéndome un electrodo por delante y otro por detrás de cada oído. El generador de esos impulsos llamado “Tens” tenía un potenciómetro para regular la intensidad, que yo procuraba lo máximo soportable. A los pocos días noté una mejoría tanto de audición como de acúfenos, pero no sé por qué yo atribuí la mejoría a origen desconocido como en otras ocasiones. Efectivamente después de unos días volví a empeorar a pesar del aparato.

El tratamiento con Gaba no funcionó, me ponía nervioso y lo tuve que dejar. En su sustitución el doctor López me recetó glicina que tampoco me produjo mejoría alguna.

El día 5 de septiembre tuve una crisis diferente a las demás. Me desperté a las cinco de la madrugada y vomité seguí durmiendo y las trece horas otra vez vomité. Para recuperarme de estas crisis el médico me recetó una inyección de trigón depot, Yo tenía reservas porque sabía que se repetirían y nunca me faltaban. En otras crisis me recetaron en el hospital valium 5 para dormir y mucho reposo, además de nada de disgustos como siempre.

A la vuelta del verano visito a Rocío que me cambia el audífono por otro sin enmascarador, que amplifica demasiado. Me recomienda hacer una nueva terapia con sonidos de varias frecuencias que creo recordar que eran tres series de 10 frecuencias diferentes.

En enero de 2008 tengo cuatro crisis, la última el día 22 por la que estoy cinco días hospitalizado. Uno de los médicos que reatendió me dijo que tenía el oído derecho perdido Este año bato el record y tengo un total de 18 crisis. Descanso de terapias sonoras en enero

Yo iba empeorando día a día. Una noche a las tres de la madrugada me despertó un ruido fortísimo que afortunadamente pasó pronto. Por aquellos días tenía sordera casi total en ambos oídos y mareos todos los días al levantarme.Algunos días me volvía a acostar a la media hora de haberme levantado. Me recetó el médico torecán que daba resultado.

El doctor me propuso otro experimento, hacerme un análisis de sangre y a la vista del resultado, me prohibió comer carne de ternera, de cerdo de pollo y pan o cualquier derivado de la harina de trigo, para ver si así encontrábamos alguna luz. El tiempo pasaba y no había mejoría, entonces me fue levantando el “castigo” gradualmente a mi elección. Lo primero que yo quise fue volver a comer pan de trigo, ya que éste lo suplía con pan de maíz.

Por supuesto la sal estaba totalmente prohibida y eso me lo han dicho todos los médicos. El doctor me dijo que la podría sustituir por cloruro potásico, cosa que hice y en algunas comidas no se notaba mucho.

Otra prueba fue tomar dos litros de agua mineral baja en sodio al día, que me costaba trabajo, pero lo conseguí, estaba siempre orinando y mi orina era clara como el agua, por lo que me llegué a preguntar si sería más práctico echar el agua directamente al inodoro sin que pasara por mi cuerpo. El médico me dijo que en Japón trataban los acúfenos de esa forma, y yo le pregunté: ¿con éxito o sin éxito?

Siempre aparecían mejorías totalmente aleatorias, algunas de varios meses, por lo que pensábamos que ya habíamos encontrado alguna solución, pero cuando se acababa la buena racha llegaba la desmoralización total.

Cuando todavía oía algo, me apunté a un curso para conocer Sevilla, con dos clases a la semana, el martes teoría, y el jueves visita. Cuando hice la primera visita, pensé hacer un resumen de la misma, al día siguiente de clase se lo llevé al profesor y le gustó, entonces yo me animé y en cada visita que hacíamos grababa las explicaciones del profesor en un pequeño reproductor mp3 y luego lo transcribía al ordenador.

Allí conocí al que después sería un buen amigo, Pepe Aragón que me dijo; “yo también tenía síndrome de Menière”, ¿Cómo que lo tenías? ¿Ya no lo tienes?, y entonces me dijo que como solo tenía afectado el oído izquierdo lo habían operado y había perdido totalmente la audición, pero que se encontraba perfectamente. De todas formas algún día ha faltado a clase por presentársele alguna crisis inoportuna.

En cierta ocasión estaba yo haciendo la terapia sonora, que siempre ocupaba haciendo sudokus o leyendo, y mi mujer que estaba a mi lado oyó la conversación de dos personas. Una le decía a la otra que un conocido suyo había mejorado de los acúfenos en “las camillas chinas”. Mi mujer se interesó le preguntó al señor que decía aquello que como eran esas camillas, y nosotros una vez conocido el domicilio de la empresa, allí que nos fuimos.

Las camillas no eran chinas sino coreanas. Había un salón en el que habría unas veinte camillas, en las que cualquiera podía introducirse durante cuarenta minutos, a condición de llevar una sábana para taparse. La camilla es eléctrica y principalmente da masajes en la columna vertebral, con unos rodillos que se desplazan a lo largo y que toman un temperatura de 60º, aunque según los agentes de la empresa valía para todo. Yo la califiqué como un “tampax”, porque valía para correr, para nadar, para jugar al tenis, para montar a caballo…, pues esto casi igual valía para la columna, para los ovarios, para los testículos, para el estreñimiento, para la sordera, para la ansiedad, para los acúfenos…

Yo estaba entonces bastante bajo de moral, porque hacía poco que había salido del hospital, y muy sordo y con acúfenos. Mi mujer inasequible al desaliento, me dijo que por probar no íbamos a perder nada, así que a mediados de febrero de 2008, y durante muchos días íbamos a las camillas chinas, perdón coreanas y ella ocupaba una camilla y yo otra. A los pocos días comenzó una mejoría de audición que los empleados de la empresa utilizaban como señuelo para atraer a la gente, pero esa mejoría era una de tantas. Sí es cierto que mientras se está en la camilla relajado y tranquilo, mi acúfeno reduce su intensidad un poco, igual que por las mañanas antes de levantarme de la cama.
Como había que desplazarse todos los días y perdíamos mucho tiempo entre cada sesión, la ida y la vuelta, decidimos comprar una y ya llevamos dos años con ella. Ahora la utilizamos poco, pues ya le hemos perdido la fe que le teníamos en un principio, y la usamos principalmente para masajes de columna vertebral.

Un día por la mañana, al levantarse mi mujer me dijo que por la noche había decidido sacar el permiso de conducir, ya que yo estaba cada día peor de los mareos y para desplazarnos, era un problema. Ella que nunca había querido conducir, tomó esa decisión por mí y la verdad es que después de sacarlo a la segunda oportunidad lo hace bastante bien.

En la autoescuela le hablaron de una chica de unos 26 ó 28 años que también tenía mi problema y que estaba desesperada. Se puso en contacto con su madre y le dijo que un médico de Madrid la iba a operar. Era una operación muy delicada, puesto que había que abrir el cráneo, pero ella estaba decidida porque a su edad podría recuperarse mejor. Parecía que había un rayo de esperanza. Seguimos su evolución, y los mareos le fueron desapareciendo poco a poco, pero su síndrome era unilateral y el mío bilateral.

El año 2008 creo que fue el más malo de todos. Debo decir también que mi familia política me aprecia mucho, y mi cuñado que tiene un cortijo con árboles frutales pistas de deporte y piscina, tuvo la ocurrencia de instalar una fuente entre los árboles, con un pequeño estanque de unos tres metros de largo, sobre el que cae un chorro de agua, y su ruido enmascara los acúfenos. Allí, junto a la fuente paso varios ratos de mis vacaciones leyendo que es una afición que he recuperado tras la jubilación.

Volviendo al doctor López, él también como mi mujer, inasequible al desaliento, me recomendó masajes en las cervicales para tratar de atajar el mareo. Me dí una serie de diez masajes y el fisioterapeuta me ponía unos electrodos que me recordaban los impulsos eléctricos de las orejas que ya comenté. Cambié a otro fisioterapeuta, en este caso una mujer con más de treinta años de experiencia, que me pegaba unas palizas que aumentaban los mareos a pesar de las sesiones de dígitopuntura que también me aplicaba. Pero cuando llevaba varios masajes, yo notaba que mi estado general era mejor que antes, no sé si debido a éstos o a las mejoras aleatorias.

En el mes de agosto nos desplazamos al pueblo cargados de libros y dispuestos a pasar dos o tres semanas oyendo el agua de la fuente que mi cuñado Paco había construido para mí. Aquel cortijo es un oasis donde apenas se notan los rigores del verano. Aunque está muy cerca del pueblo, nos desplazamos en coche y una tarde fuimos a recoger mis tíos para que tomaran un café con nosotros. Fue a primeros de septiembre, y recuerdo que no entendía nada de la conversación, la moral se me vino abajo de una vez y cuando llevamos a mis tíos a su casa y de vuelta en el cortijo entre los árboles frutales, le dije a mi mujer que no me importaría morirme en aquél momento, ya estaba harto de sufrir y creía que la mejor manera de dejar el sufrimiento era morirme. Mi mujer se echó a llorar y yo también. Nos abrazamos y me dijo que cuando volviéramos a Sevilla haríamos gestiones para visitar los afamados otorrinos de Madrid y Barcelona.

Cuando volvimos a Sevilla, nos pusimos a localizar los mejores otorrinos de Madrid y Barcelona. El de Madrid teníamos claro que era el que había operado a la chica que he citado antes, y el de Barcelona, a través de http://www.foroacufenos.com localizamos otro que tras hacer consultas en Sevilla, nos aseguraron que efectivamente era muy competente. Pedimos cita para los dos y nos dieron antes la de Barcelona. Allí después de hacerme algunas audiometrías y poco más, me dijeron que cortando el hueso por detrás de la oreja, me harían una descompresión del saco endolinfático, y garantizaban cinco años sin mareos, pero que después volveríamos a lo mismo. A la semana siguiente visitamos al médico de Madrid y le comentamos el caso de la chica que operó y tras hacerme algunas pruebas me dijo que lo sentía mucho pero no me podía ofrecer ninguna solución para mi caso por tener afectados los dos oídos. Como tantos otros me habló de lo poco que se conoce sobre la enfermedad.

Mi mujer me animó para que a raíz de una breve mejoría que tuve volviera al coro del que llevaba un año alejado. Se estaban ensayando los villancicos para la siguiente navidad, y el primer día me mareaba al mover la vista desde la partitura al director y además las voces me llegaban distorsionadas y no identificaba los sonidos: Como pude aguanté el ensayo y para el siguiente día antes del comienzo me dio un mareo y ya no pude ni entrar a la sala de ensayo. Una compañera llamó un taxi que me llevó a casa y así acabó mi etapa como coralista.

Otro médico, quizás con el que más trato tuve fue mi médico de cabecera que aunque ya jubilado, lo encuentro a veces por la calle y hablamos del asunto. Me dijo un día: Ten fe que igual que te ha entrado la enfermedad se puede ir cualquier día. No será el primer caso. Pero yo no conozco ninguno.

Una vez que perdí toda esperanza, me concentré en la lectura. Antes compraba la prensa diariamente y ahora apenas la compro, porque creo que un libro es mejor que un periódico. También me dediqué y me dedico a intercambiar mensajes por Internet, tengo buenos corresponsales que me aprecian y yo a ellos y recibo y reenvío muchos correos diariamente.

La tercera actividad importante es la escritura. He escrito tres libros sobre mis visitas a Sevilla, (aunque solo he publicado uno) y estoy con el cuarto, colaboro con artículos en varias revistas culturales de mi pueblo del que también he escrito un diccionario con palabras y frases, ahora he escrito todo este rollo a petición de Malco, que no sé si le servirá a alguien

En el año 2009 solamente tuve siete crisis y en el 2010 todavía no he tenido ninguna, pero a cambio la hipoacusia es muy elevada. Se me olvidaba decir que ahora tengo dos audífonos que aunque mejoran algo, producen muchas molestias y acentúan la hiperacusia.

Y como final, decir que otra actividad muy importante junto con mi esposa, es cuidar ocho horas de lunes a viernes a nuestra preciosa nieta Natalia que aunque ella todavía no lo sabe ha venido cargada de nuevas ilusiones para su abuelo. Hoy cumple seis meses.

Sevilla 21 de abril de 2010

Querido Fernando, no sé si seguirás leyendo estos comentarios, no sé si llegarán a tu bandeja de correo electrónico. Me encantaría contactar contigo, ya sea a través de internet o bien personalmente. Yo soy de Cádiz, amigo. Quiero decirte que me he leído tu historia de principio a fin, con detenimiento y emoción, sí, con enorme emoción, he tenido que pararme varias veces para desahogar mi llanto. Tu historia es una fotocopia de mi historia, incluso nos parecemos en dos aficciones que me proporcionan mucho placer, dentro de todo este sufrimiento que es el Meniere y todo lo que lleva aparejado; la lectura y la escritura. Yo escribo poesía, prosa poética, también remito escritos a una revista cultural; Tántalo. En fin, ya te digo amigio, tu historia vital con el Meniere está calcada, casi al 100% de la mía. Es increíble amigo. Veo al final de tu emotivo relato, que lo escribiste allá por abril de 2010, por ello temo que ya no aparezcas más por este foro, que no lo visites más, es una pena que así sea, creo que te he descubierto demasiado tarde, no sé. Bueno, a decir verdad ha sido mi mujer la que te ha descubierto, hasta en eso nos parecemos, tenemos dos mujeres que son para hacerles un monumento, a la constancia, a la tenacidad, a la entrega desmedida llena de amor y angustia, pero siempre adelante, hasta con lo del carnet de conducir. En fin, no sé, ya te digo, igual me estoy hartando de escribir por aquí y tú ya no lees los mensajes de este foro o blog. Sea como fuere, un fuerte abrazo.
Rafael Arauz
falypili@gmail.com

Hola a todos,bueno despues de a ver pasado un par de meses (de los ocho que llevo) bastante malos por este ruido que todos conocemos de diferente manera,y despues de haberme gastado un pastizal en los mejores ORL de España, solo me queda deciros que hay que llevar una vida normal,por mucho que nos cueste,que no hacer nada no es la solucion a nuestro problema,y que lo unico que puede hacer es empeorarlo,ya se que es facil decirlo y dificil hacerlo pero si cada dia poco a poco conseguimos pasar unas horas sin prestarle atencion,poco a poco el acufeno mejorara por si solo,al principio quizas solo es una hora la que pasas si prestarle atencion pero poco a poco seran dos,tres,cuatro hasta que nuestro cerebro se vaya olvidando de este tema,es dificil pero no imposible,con que intentarlo de verdad,hacer el esfuerzo,que valdra la pena de verdad os lo digo,no dejeis vuestra vida de lado por los acufenos.

Asi es, Aitor, esa es la actitud para enfrentar todo esto, la gran mayoria tarde o temprano llega a esta conclusion, es poco lo que pueden hacer los médicos, la real solución por ahora es la habituación, y esa en gran parte depende de nosotros mismos, saludos

Un saludo a todos, tengo acufenos desde principios del año 2010, al principio la depresión, la ansiedad se estaban comiendo mi vida y los kilos de peso hacia abajo, no comía, cero dormir, en fin, todo se vino al suelo, poco a poco lo he superado con actitud positiva, hace varias semanas dejé pastillas, a probar sin tratamiento específico y no dejo de participar, algunas veces escribo otras solo leo los foros, y estos han sido de una gran ayuda, yo aconsejo que continuemos unidos hasta donde sea posible ignorar los acúfenos, seguir viviendo, no dejar de sonreir cuando se presente la ocasión y les cuento que mis acufenos han disminuido su intensidad a pura voluntad hacia la vida

Hola Javier Gomez, yo también tengo mas o menos el mismo tiempo que tu con acufenos, para ser mas específicos, desde diciembre del 2009 y también al igual que tu, entre en una depresión pero mi Fe en Dios y mis ganas de vivir me han ayudado a salir adelante.

Ahora me encuentro otra vez igual que siempre, con proyectos, metas y esa alegría de vivir, a veces aumenta un poco el acufeno y le pongo atención, pero otras veces ni lo noto, siento que ha bajado de intensidad, sin embargo ahí sigue, igual que mi vida.

¡Gracias por contar tu historia!!

Es cierto, positivismo, seguir viviendo con intensidad en todo lo bello que la vida nos dà, nuestros padres, hijos, nietos, sonrie siempre, estàs aquì porque Dios todavìa tiene cosas muy buenas para nosotros, no estamos solos, tenemos a nuestra familia, amigos, nos tenemos nosotros, que podemos comunicarnos y darnos animo para seguir adelante, reiban siempre bendiones de nuestro Señor, un gran abrazo para todos.

Hola
Hace un mes debido a una hipoacusia subita(ignoraba que existia)..estoy en tratamiento por la perida total de la auidición de mi oído derecho. Debido a esto my tratyode adaptarme a mi nueva vidae entere de los acufenos,los cuales no me abondonan durante las 24 horas del día. Si aparentemente cuando duermo.No se que hacer y estoy tratando de adaptarme .

Hola Aly

Me da gusto tenerte por aquí, sigue al pie de la letra el medicamento que tu medico que haya recetado, cuídate de los ruidos fuertes y animo que no eres la única persona que lo padece, ya somos muchos y pronto habrá una solución a todos estos males del oído.

¡Un abrazo!

hola me acabo de inscribir a este foro para ver si puedo recibir ayuda o al menos compartir mi experiencia, ami me empezo con una sensacion de oido tapado de la noche a la mañana estuve asi serca de 10 dias o tal vez once no le daba importancia ya que decia asi como se me tapo se me ha de destapar, pero oh sorpresa despues del esos 11 dias empece a notar un ruido que en un principio no me parecio molesto, pero despues me empezo a fastidiar, y entonces empece a buscar por internet y sorpresa con todo lo que vi me innunde de informacion y me llamaba mucho la atencion una que decia que no tenia cura y que viviria con ello el resto de mi vida, kiero aclarar he ido al otorrino me han hecho audiometria y timpanometria la primera normal en el oido que se me habia tapado en el otro un poco abajo, y la timpanometria normal, bueno con lo primero el ORL dio su diagnostico de que daño en un nervio auditivo, y san a vivir con el problema en un principio no podia dormir pero ahora ya lo0 logro sin tener que tomar alguna pastilla para dormir, pero a veces siento que sube de intensidad, ahi algo que me gustaria preguntar a todos los que sufren este mal haber si es cierto lo que dice el doctor, yo escucho un zumbido en la television aparte del que yo traigo cuando la prendo o hay una television prendida, y es molesto no me refiero al volumen si no a ese ruido como de estatica, me pasa hasta si voy por la calle no es necesario que este cerca de la tele para poder percibirlo, por que mi ruido en los oidos se enmascara bien cuando voy por la calle es casi imperseptible, me gustaria saber si ha alguien le pasa lo mismo, solo me sucede con las televisiones viejas me refiero a el modelo no a que ya esten viejas literalmente por que con las de plasma no me pasa eso. saludos andres, y tengo 24 años y soy de mexico.

¡Bienvenido a este blog Andres!

Te cuento que mi acufeno fue por un trauma acústico, después de una noche de antro muy ruidosa me apareció en Dic. del 09 y como ya te imaginaras, aun me acompaña, gracias a Dios ya me acostumbre a el, pero no te voy a negar que hay días que me sube de intensidad al igual que a ti, creo que es muy normal y a la mayoría nos pasa, lo único que te puedo sugerir es que debes ignorarlos lo mas que puedas, ya que el acufeno se alimenta de el estrés y la preocupación, piensa que el cerebro a todo se acostumbra y esperemos que pronto encuentren la cura definitiva a esto, que ya no debe tardar mucho, solo hay que tener paciencia.

Te recomiendo que entres a estos foros y compartas mas de tus experiencias con toda la comunidad… http://boards4.melodysoft.com/app?ID=acufenos

Y te espero por este blog siempre que quieras, aquí es tu casa.

¡Saludos!

gracias aunque espero respondan a mi pregunta que hice hasta pronto saludos

Hola a todos. Estoy muy contento, aunque con cierta cautela (no voy a cantar victoria tan rápido), pero despues de 2 años de padecer acúfenos en el oido derecho, tras tomar idaptan y tanakene juntos 3 veces al día con las comidas desde hace sólo 4 días, empiezo a notar mucha mejoría, incluso la desaparición intermitente del acúfeno. En cualquier caso, si verdaderamente desaparecen con idaptan y tanakene tomados al unísono 3 veces por día, os lo hago saber.

Hola
Se de unos audifonos que hacen disminuir el sonido de los acufenos con una frecuencia minima que hace que el oido lo escuche y así alivia el acufeno.
Espero poder ayudar con el comentario.
Un saludo.
Cynthia

Tienes algún link que hable mas acerca de esos audífonos que comentas?…
Gracias por tu comentario y desde luego que es de ayuda para todos nosotros.
=)

Hola Amigos, les escribo ,desde Chile , la verdad que he leÌdo todo tipo, de experiencias ,sobre los acùfenos.
Que empeoran , que disminuyen , que se quitan ,que ,con yoga , con medicamentos, que es mental , que el stres, que se alivian en gran mayoria ,con medicina naturista,.etc.
Mi caso es que tengo acùfenos ,desde siempre , pero nunca me perturbaron , de hecho pensaba que era el “ruido del silencio” ,como le llamaba.
Hasta que hace un mes mas menos sentìa un pitido mas una llave ,de agua que sonaba , dentro de mi oido, pensè èsto se ha agudizado.
Sentì tanta angustia que pensè que iba a enloquecer.
Pero me calmó el Dios que sirvo èse que atravès de sus promesas me fortalece atravès ,de su espiritu Santo.
Escuchando alabanzas cristianas todo se calma y los acufenos , ni siquierna se escuchan.
De todas formas acudirè a un otorrino , nunca he ido y me prepararè para cualquier diagnostico.
Pero antes llevo toda mi fe, esa que no va a permitir que enloquezca ni que èsto me consuma la vida.
Si Dios me curò de 20 años de crisis de pànico estoy segura que el tambièn silenciarà mis oidos, en su tiempo.
Unamosnos en oraciòn , asi como un hijo le pide a un Padre que lo alivie.
Recuerden que para Dios nada es imposible, tal como el Dios que mantuvo ,con vida a 33 hombres por largos 3 meses a mas de 700 metros de profundidad.
ESE ES EL DIOS QUE NOS SANARÀ!!!!
Fe! = La certeza de lo que esperas y la convicciòn de lo que no se ve.
BENDICIONESSS A TODOSSSSS!!!!!
Saludos desde CHILE!!!

Desde hace 3 dias que oigo el pitido en mi oido izquierdo, el primer dia estuve muy deprimido. tengo 20 años, y si llegara a vivir unos 70 que hoy en dia es normal estaria 50 años con el pitido en mi oreja, me pase todo el dia buscando en internet y al dia siguiente fui al medico, pero como ya sabia lo que tenia pues no me lo tome mal, no pensaba qque lo superaria tan rapido, pues solo han pasado 3 dias y espero no recaer, total nada o poco se puede hacer asi que no hay mas… lo unico que aun no le he pillado el truco a dormir con el pitido, si alguien me dijera algun consejillo lo agradeceria, pero bueno animo a todos, que aunque yo hace 2 dias pensaba q no hay cosas peores

por cierto soy de valencia españa amunt

si alguien quiere leer y sacarse la curiosidad les puedo enviar el libro “milagro p/el acufeno”, solo me tienen que pedir a mi correo humildeservidor2009@hotmail.com

Gracias por tu aporte!

Felicidades por tu pronta adaptación, en verdad que lo has superado muy rápido, yo personalmente lo que hacía era poner ruido blanco para poder dormir mejor, un abanico, un aire acondicionado, un radio mal sintonizado, pero ahora ya no necesito nada de eso gracias a Dios, aun que el pitido sigue, ya me acostumbre tanto que ni caso le hago, Saludos!!!

Gracias Sofía, yo también confío en Dios y me curaré.
Un fuerte abrazo.

Hola amigos!
Quiero dejar un mensaje positivo a todos los que sufrimos de acúfenos. Teno 28 años y a los 21 sufrí un infarto de óido que me dejó completamente sorda del lado izquierdo. Gracias a Dios recuperé mi audición :) y estaba muy feliz!, pero a los 25 me aperecieron unos zumbidos dentro del oído que sufrió el infarto. El médico me dijo que no hay cura y a decir verdad pasé por momentos muy estresantes, ataques de pánico y ansiedad porque el ruido no se callaba. Pero, con mucho optimismo y fé en Dios, los zumbidos desaparacieron!!!!, es verdad, me curé! o al menos creo que seguían ahi pero ya no los sentía! ;) volví a hacer mi vida feliz, me fui de viaje, me ascendieron en el trabajo, terminé mi maestría y muchas cosas más!…….todo se puede en esta vida, solo tienes que proponertelo y tener FE!……los acufenos en la mayoría de casos son producto de estres psicológico, tienes que aprender a olvidarlos, repitete tu mismo MI SALUD ES PERFECTA, MI OIDO ESTÁ SANO!, GRACIAS DIOS, GRACIAS SUNIVERSO POR CURARME!!!……todo lo que piensas y digas lo atraes a tu vida, créeme, curarte del acúfeno está en tus manos :)
Un abrazo para todos!, sigan para adelante Y NO DEJEN QUE LES DIGAN QUE NO TIENEN CURA, POR QUE TODO ES POSIBLE CON FE!!!
Sofía.

Un cordial saludo, me llamo Martha y soy del Ecuador. Nunca olvidaré que un 13 de febrero del 2010 amanecí con un ruidito fastidiador en ambos oídos, era en pleno carnaval que tuve que esperar que llegara el día miércoles de ceniza para poder acudir donde el Dr., y para mi sorpresa me dijo que esto no tenía curación, asi como vino puede irse, pero lamentablemente ya voy a cumplir dos años y no siento mejoría alguna, asi que tuve que lidiar con este bullicio viendo TV para que me de sueño. Al principio sufrí mucho con esta bulla interior, llegué a desesperarme, pero al pasar el tiempo me fui acostumbrando, por mas remedios que me han dado ninguna mejoría he sentido.

Gracias por su amable atención.

Martha

hola buenas,yo sufro acufenos hace 2 meses tengo 31 años y es en los dos oidos,me despierto a media noche,falta de concentracion,todo el dia piiiiiiiiiiii,asta los….pero bueno que vamos hacer,mas se perdio en cuba jeje.hay que tomarselo como una enfermedad mas,y nada dura 100 años.animo.mazaarrobamucho@hotmail.com

ha alguien más aquí quedó resonando en los oídos que la cabeza /
Lo he tenido durante 15 años o más

“” ¿Cómo hacer frente / tratar con él “”??

……

hola amigos yo ya llevo casi 10 años con los acufenos y es verdad que lo pasas mal en mi caso he tenido malos y buenos momentos ahora mismo estoi en unos de mis peores momentos y pienso que en mi caso tiene mucho que ver con el estres y la alimentacion pues cuando como sano y llevo vida sana deportes y demas es cuando estoi mejor de todas formas mañana voy a amplifon que parece que ofrece alguna solucion o alivio ya os contare animo y suerte

Me despierto, como siempre, de buen humor, recordando lo que soñé que generalmente me dá pistas y sugerencias. Pero………..voy al baño y lo encuentro húmedo y resbaladizo. El miedo a caerme y tener un accidente dispara el zumbido. Ya pedí ayuda pero aún no llega. Comenzó hace un par de meses asociado a la posibilidad de mudarme y esto me genera mucha ansiedad. El zumbido no aparece todos los días. Tengo la consulta para este mes.Qué más puedo hacer?. Gracias.

Es bueno saber q no estas sólo en el camino y sobre todo en un camino como este días desespera y días resignada llevó 4 años viviendo con mi amigo acufeno q se a instalado en mi oído dicho tan agosto en algún momento de mi vida llegué a pensar en cortarme la oreja pero luego pensé q seguro ekilibrar ruido persistiría y tendría una oreja menos y aquí seguimos tan agustito .

Mario:
tengo 68 años y hace aprox. 47 años que tengo acufeno, este se me produjo durante un entrenamiento con pistola ametralladora en el servicio militar. Ese dia luego del entrenamiento regrese con un sonido como si fuese un grillo, si bien estaba localizado en mi oido derecho con el correr de los años se me fue pasando tambien al izquierdo, al principiuo desespere, luego me fui tranquilizando y me resigne a los diagnosticos medicos de incurable. Tengo firmes esperanzas
de que el remedio esta en las celulas madre para que reconpongan mis celulas ciliadas dañadas. He leido bastante al respecto y considero que esta solucion esta fundamentalmente en las celulas madre adultas, es decir en las propias.
Estoy convencido que para todos los que padecemos esta enfermedad generalmente industrial, la solucion esta en esta terapia, estoy ansiozamente esperando el gran dia donde se nos de la noticia .-

empezare contando que me sucedio,durante mi vida he espirementado acufenos alguna vez,sobre todo despues de ver algun concierto,y no le daba inportancia ya que al dia siguiente no lo notaba,pues precisamente en un concierto lo cogi porque me puse cerca del altavoz y hasta el momento no se me ha quitado,voy hacer un año,y tengo que decir que es la esperencia mas desagradable que he espirementado jamas,nunca pense que esto se podia quedar gronico,y de hecho nunca habia oido nada sobre esta enfermedad,daria lo que fuera por volver a ese momento y haberme puesto unos tapones que no valen nada y hoy no estaria contando mi historia,lo peor de todo esque vas al medico y en mi caso el doctor me dice, que por su esperencia no se quitan,en aquel momento tierra tragame m queria despertar de ese sueño maldito,fui al otorrino y me receto un tratamiento,tomaba unas pastillitas rojas que no me acuerdo como se llaman,luego tomaba orfidal y un relajante muscular para poder dormir,asi estube 4 meses.Un dia me llamo un amigo para ver quetal andaba y bueno le comente lo que me pasaba,y me sorprendio pq conocia la enfermedad,me dijo que conocia a dos amigos suyos que habian tenido acufenos y que se les habia quitado con el tiempo,vi una luz a lfinal del tunel,y medijo que a uno le tardo en quitarse como 8 meses y el otro como un año y pico.Medidio el telifono de uno de ellos pues queria confirmarlo,y al parecer es verdad,me dijo lo mismo k me esta pasando ami,que le dijeron que no se le ivan a quitar tomo de todo y nada,pero un dia como que la sensacion era que tenia menos pitido,estaba cuatro dias aceptable y luego mal otra vez, pero se fue haciendo y ya no le molestaba tanto para dormir,y de repente un dia se le quitaron,con esto me quedo y me agarro ha esta version como un clavo ardiendo,y espero que un dia me pase lo mismo ami.Hoy dia no tomo nada y si he espirementado como que lo noto menos,aveces aceptable y otras veces un poco peor.pero por lo menos puedo dormir y esto creo es factor fundamental para que tengas la sensacion de menos pitido,normamente tengo buen humor pero el camino siempre no es de rosas, pues cuendo me encuentro enfermo como catarro etc… lo noto mas.dare un consejo que a mi me ha valido mucho,en mi caso si tienes pareja que duerma con la respiracion en tu oido y al final m olvido del pitido y me duermo.Espero que os ayude mi historia y si quereis saber algo mas de mi esperencia me podeis escribir al correo ( eduarnorte@hotmail.com) algun dia veremos la luz amigos.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: